¿Qué es el lipedema?

El lipedema es una enfermedad progresiva del tejido graso que afecta mayoritariamente a mujeres y que se caracteriza por un acúmulo de grasa patológica predominantemente en miembros inferiores. Las células grasas o adipocitos en esta enfermedad no se comportan de manera normal sino que progresivamente van acumulando grasa y agua sin poder deshacerse de ellos lo que da lugar a un exceso de lóbulos grasos y a un aumento de presión sobre los tejidos circundantes. Esto trae consigo diversos síntomas asociados (dolor, pesadez,tendencia a los hematomas) que a largo plazo pueden producir una reducción significativa de la calidad de vida.

Estas células de grasa enfermas van aumentando paulatinamente, en una primera fase las manifestaciones clínicas se limitan a la desproporción entre miembros inferiores y resto del cuerpo, poco a poco con el crecimiento de dichas células y el aumento de presión sobre los tejidos van apareciendo los síntomas (pesadez en piernas, dolor espontáneo y a la presión, tendencia a los hematomas, etc); en estadios avanzados puede llegar a afectarse las articulaciones de los miembros inferiores por sobrecarga mecánica o a producirse una afectación del sistema linfático por compresión si bien el lipedema es una entidad completamente distinta del linfedema.

El aumento del tejido graso en el lipedema se produce en lugares específicos: Tobillos, gemelos, caderas, nalgas, muslos, piernas, interior de rodillas y en estadios medios y avanzados en algunos casos también en brazos.

Este acúmulo de grasa no responde adecuadamente a dieta o ejercicio lo que supone que las mujeres con lipedema mantengan en el tiempo la mencionada desproporción entre miembros inferiores y el resto del cuerpo; esta ausencia de pérdida de peso y volumen pese a los esfuerzos de la paciente frecuentemente se acompaña de sensaciones de frustración, incomprensión, impotencia y desesperanza.

Su causa es desconocida aunque se conoce que hay un marcado componente hereditario y hormonal. La primera aparición suele ocurrir coincidiendo con cambios hormonales, por ejemplo, después de la pubertad, tras el embarazo o en la menopausia.

Si bien existen medidas conservadoras para tratar de frenar su avance, el tratamiento definitivo consiste en eliminar dichas células grasas enfermas mediante una técnica que preserve y cuide los vasos linfáticos.

¿Es efectivo el tratamiento conservador en el lipedema?

Desde que se describió esta enfermedad se han ido probado distintas terapias conservadoras, la más aceptadas hoy en día son: compresión mediante medias elásticas, realización de ejercicio moderado (en especial la gimnasia bajo el agua o aquagym), compresión neumática intermitente y la terapia de masaje específico.

Estas medidas pueden proporcionar a la paciente con lipedema un alivio parcial de su sintomatología, no obstante, su efecto se revierte al dejar de emplearlas por tanto el manejo conservador puede retrasar el desarrollo del lipedema pero no llega a alcanzarse una reversión de la situación y por tanto una curación. La pacientes frecuentemente emplean mucho tiempo y esfuerzo en estas medidas atenuantes que, sin embargo, no muestran un efecto duradero.

Debido a la progresión de la enfermedad solo la eliminación quirúrgica del tejido adiposo enfermo permanece como un enfoque curativo o al menos como una medida de alivio sostenido de los síntomas.

¿Qué resultados se obtienen tras una intervención de lipedema con técnica WAL?

Se consiguen numerosos beneficios mediante la eliminación quirúrgica del tejido adiposo enfermo:

1. Marcado alivio sintomático: Ausencia o minimización del dolor (alivio de los receptores de presión)

2. Mejoría del funcionamiento del sistema linfático y  menor pesadez (sin aumento de presión en los tejidos, mejora la circulación linfática)

3. Disminución de volumen adiposo y mejora de la apariencia física a nivel estético.

4. Libertad de movimiento, motivación para los deportes y mejoría del estado anímico.

5. Se pueden evitar los daños articulares y las piernas en forma de X.

6. La progresión se detiene (lo que se ha eliminado no volverá).

¿En que consiste la liposucción WAL?

La liposucción asistida de pulverización de agua (Water-Jet Assisted Liposuction o WAL) es la técnica más moderna en el tratamiento especializado del lipedema, elimina las células grasas enfermas enfermas sin destruir las estructuras de tejido conjuntivo, los vasos sanguíneos, los vasos linfáticos y nervios circundantes. Ello consigue resultados estéticamente muy visibles en las regiones afectadas con el máximo cuidado de las estructuras delicadas.

Duración: Las operaciones duran cada una aproximadamente entre 120 y 180 minutos y desde el punto de vista de la anestesia pueden realizarse mediante sedación o anestesia general.

Estancia hospitalaria: Dependiendo de los volúmenes eliminados puede ser necesaria una noche de estancia hospitalaria. Aunque por protocolo nosotros la establecemos siempre.

Volúmenes obtenidos: En la cirugía del lipedema se prevee la eliminación de grandes volúmenes de grasa. Es importante destacar que no se trata de cuántos litros se han eliminado, sino de cuánta cantidad permanece y con qué distribución sobre las partes tratadas del cuerpo, cada paciente requiere extraer un volumen distinto. A partir de una cantidad de aproximadamente 100 ml por unidad BMI es necesaria la estancia de una noche de hospitalizacion.

Número de intervenciones por paciente: Para realizar la intervención en un contexto de seguridad y para minimizar complicaciones, cada intervención tiene unos máximos de eliminación de grasa por lo que en la mayoría de los casos el tratamiento se realiza de forma secuencial en más de una intervención, en casos intermedios y avanzados con afectación adicional de brazos pueden ser necesarias hasta 3-4 intervenciones.

Complejidad: La liposucción WAL no es una operación sencilla, es necesaria amplia experiencia en su manejo y específicamente en el tratamiento del lipedema: con cánulas bidimensionales se crean formas tridimensionales definidas y lisas al tacto.  Se requiere máxima concentración de forma continuada durante la  operación así como a un alto nivel de experiencia para no dejar ni agujeros ni rayas. En la actualidad no hay duda de que en manos expertas la liposucción asistida por pulverización de agua (WAL) ha demostrado ser el mejor método para el tratamiento quirúrgico de lipedema.

¿Todos los cirujanos pueden operar lipedema?

El cirujano que le trate debe ser un cirujano titulado y experimentado, con amplia experiencia en tratamiento con liposucción Water-Jet Assisted y en particular en la realización específica de intervenciones de tratamiento de lipedema. Desconfíe de sitios web con promesas o declaraciones exageradas. Pida a información a contactos reales de pacientes para obtener información de primera mano.  Observe si desde el primer contacto su cirujano se toma el tiempo adecuado en su diagnóstico y si puede responder a todas sus preguntas de manera concluyente. Esta patología compleja no puede ser “procesada” en 15 minutos pues cada caso de lipedema es diferente.
Es muy importante que el especialista que le vaya a intervenir sea un cirujano titulado con especialidad vía MIR o título homologado ya que hoy en día han proliferado los “profesionales” que se autodenominan “cirujanos estéticos” pero que no cuentan con la preparación adecuada. Pregunte por un título oficial de especialista en cirugía.

Es preciso destacar que la liposucción con técnica WAL no es sencilla de aprender y realizar y aunque un cirujano tenga experiencia en liposucción convencional esto no garantiza la seguridad en la realización de la técnica WAL. Sin la adecuada experiencia en esta técnica los resultados sintomáticos, funcionales y estéticos dejan mucho que desear y frecuentemente esto es motivo de nuevas reoperaciones correctivas. Es preciso confirmar que su cirujano cuenta con amplia experiencia en el tratamiento del lipedema y específicamente en la liposucción WAL. Actualmente sólo unos pocos especialistas en Europa (principalmente en Alemania) cuentan con la mencionada experiencia, pregúntele a su cirujano cifras concretas sobre su experiencia y dónde la ha obtenido y desconfíe de respuestas evasivas o imprecisas.

Los profesionales de Med-plast están superespecializados en el tratamiento de lipedema mediante liposucción WAL y esta experiencia es nuestro mejor aval en la obtención de resultados.

 

¿Y después de la operación?

En función de la envergadura de la intervención la paciente podrá ser dada de alta ese mismo día o al día siguiente de la operación. Para optimizar los resultados, mejorar la firmeza de la piel y minimizar los síntomas la paciente precisará llevar una faja de compresión suave desde los momentos inmediatamente posteriores a la intervención.

En el segundo-tercer día postoperatorio ya en su domicilio o en régimen ambulatorio se realizará un primer drenaje linfático tras el que esta faja suave se cambia por otra faja más firme: sus medias de compresión linfáticas a medida. El dolor típico de lipedema generalmente desaparece de inmediato tras la intervención y puede producirse algún hematoma acúmulo de líquido o inflamación de carácter temporal.
La paciente se suele incorporar a su vida cotidiana y laboral normal en unas dos/tres semanas.

La apariencia mejorada es evidente en  el postoperatorio inmediato si bien empieza a evidenciarse de forma más marcada a partir de la 3º-4º semana, en los meses posteriores continúa mejorando y se mantiene adecuadamente a largo plazo conllevando un destacado efecto positivo en el ánimo de la paciente. A partir de este momento, los pacientes a menudo hablan de “una nueva vida”.

Detener y revertir la progresión de la enfermedad

Aliviar y eliminar del dolor
Mejorar la movilidad

tratamiento de lipedema
tratamiento de lipedema
tratamiento de lipedema
tratamiento de lipedema